fbpx

El arte como motor del mundo

Las personas necesitamos el arte de una forma u otra, es nuestra escapatoria para comunicarnos, expresarnos y definirnos. Hasta el vestirse puede ser una arte, incluso el peinarte. En muchos casos es difícil de entender y no se puede imponer. ¿Cuántas veces nos ha pasado que algo que vemos precioso a otra persona ni le inmuta?  No podemos imponerlo porque este al final es la forma en la que un ser humano expresa su visión sensible acerca del mundo, ya sea real o imaginario.

Lo bonito del arte es compartirlo, compartir opiniones, estrechar lazos, encontrar visiones en común, sentirse identificado y comprendido, -o no comprender nada en absoluto-, interpretarlo a tu manera de forma que nadie te pueda decir si es así o no…

Al final el arte es un poco como la vida misma, y la propia vida es arte en pleno apogeo.

La naturaleza tiene formas indescriptibles y una energía que nos hace vibrar si aprendemos a admirarla. Vivimos en una época digitalizada en la que se admira más “el árbol bonito de la frase inspiradora que ha compartido tu prima” que el que tienes cerca de casa, pero si te paras 5 minutos del día de hoy y miras el que tienes cerca de casa con la mente abierta, podrás llegar a admirarlo mucho más y a sentirte agradecido por lo que tienes.

Agradezcamos más lo que nos rodea y apreciemos los detalles. Como Coelho apreció con el Alquimista: tenemos los grandes tesoros delante de nosotros y no lo vemos, no sabemos apreciarlo.

En todas partes hay arte, y a la vez puede no haberlo en ningún lugar.

Cuestión de perspectivas como diría Ortega y Gasset. El arte además se transforma, evoluciona y tiene muchas formas, pudiendo llegar a ser algo tan incorpóreo que se transforma en intangible. Escribo todo esto porque en Aedra, el arte es uno de los factores fundamentales que sostienen el proyecto, y esto no ha sido de casualidad. En Junio del 2018 decidimos lanzar la campaña #Aedrarte como una oportunidad para ayudar a artistas emergentes a difundir su estilo propio, no les pusimos reglas ni les pedimos unas líneas en común, simplemente que fuesen fieles a sus percepciones y crearan.

Los artistas Aedra nos han enseñado mucho, pero lo que realmente agradecemos es que hayan confiado en nosotros y se hayan unido al movimiento sostenible que queremos crear y que estamos poco a poco promoviendo. Por eso, aunque ya os lo hemos dicho, lo repetimos: ¡gracias! Y también gracias a tí por leer mi post ☺

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies